CULTURA TORAJA     SULAWESI

Los toraja son un reducto cristiano en Indonesia, país que alberga la mayor población musulmana del mundo. Su procedencia no es clara, especulándose entre otras teorías con la posibilidad de que procedan de las mesetas del interior del continente. Han sido capaces de mantener vivas las creencias animistas anteriores al cristianismo. En relación con esto, su singularidad se debe fundamentalmente a dos motivos: el primero de ellos es la característica forma de sus casas y el segundo sus elaborados ritos funerarios, ambas cosas íntimamente relacionadas, ya que para los toraja, la muerte es el momento más importante de sus vidas y su vida cotidiana gira en torno a ella.

La casa toraja o tongkonan, es centro de reunión familiar y no pueden comprarse ni venderse. La forma característica de sus tejados, procede de la costumbre de sus ancestros de utilizar las quillas de sus embarcaciones como cubiertas, cuando llegaron a Sulawesi. Una casa tongkonan siempre está orientada de norte a sur, de modo que la puerta principal es una frontera entre lo humano y lo divino, entre la vida y la muerte…son características sus tallas y sus colores, rojo de la sangre, blanco del espíritu y negro de la muerte; el número de cuernos de búfalo expuestos en la misma, son señal de la riqueza y prestigio de sus dueños.

Los funerales toraja tienen por objeto enviar el espíritu del difunto al más allá; éste, permanece junto al cuerpo, aún después de la muerte. El grado de celebración está determinado por la clase del difunto  y es costeado por sus familiares, para lo cual, deben ahorrar durante años, llegando incluso a aceptar financiaciones si es necesario, con la deuda que ello genera a la familia.
La primera parte del funeral es inmediata a la defunción. Se realiza en el tongkonan en la más estricta intimidad de la familia; el cadáver del difunto es limpiado por dentro y por fuera e inyectado en formol; después es envuelto en vendas y a partir de ese momento y hasta que se celebre el funeral público, días, semanas o incluso años después de la defunción, el cuerpo permanece con la familia, considerado como enfermo, recibiendo raciones regulares de alimentos y agua y ocupando la parte sur de la casa.
Los funerales públicos se celebran entre los meses de junio y septiembre, meses posteriores a la cosecha y en los que los familiares que residen en otros lugares, pueden participar del mismo. Es característico el sacrificio de búfalos y cerdos, adquiridos por familiares y amigos  como expresión de obligaciones recíprocas entre los mismos; de este modo, cada pieza es pesada y tallada para dejar constancia del presente que el difunto recibe, con la intención de buscar la equivalencia por parte de sus familiares en el próximo funeral al que éstos sean invitados por aquellos que regalan dicha pieza. Los buscados búfalos albinos son signo de mayor status social dado el alto precio de los mismos. La sangre obtenida del sacrificio ayudará al difunto en su viaje al más allá y la carne servirá para alimentar a los invitados durante los días que dure el funeral.
Los toraja creen en el derecho a llevarse sus pertenencias al más allá, de modo que el difunto y su ajuar se ocultan en cuevas o nichos en cuyos balcones se colocan una serie de tallas de madera que representan al muerto y reciben el nombre de tau tau; esto, que tiempo atrás fue una práctica habitual, actualmente y a  causa de su elevado precio sólo es realizado por las personas más ricas, cuyas familias suelen contar con un panteón natural excavado en roca, en cuyos palcos permanecen todas las tallas de sus difuntos de cara al paisaje.
Los bebés son enterrados en agujeros hechos en los troncos de determinados árboles; esto es así porque son considerados inocentes por la gente local y de este modo su espíritu crecerá junto con el árbol; la hoquedad es artificialmente tapada con ramas para evitar la entrada en la misma de depredadores y con el tiempo la corteza del árbol irá regenerándose hasta cubrir por completo el hueco con una cicatriz.  


© Copyright 2009 by ALFA PRIMA TOURS. All right reserved                                  Design & optimized by Juan Carlos Navas