SOBRE BALI    BALI

Bali, conocida como la isla de los dioses, es sin duda alguna el destino  más conocido de Indonesia. Anualmente a ella se desplazan turistas de todo el mundo, atraídos por sus playas, bonitos templos y la cordialidad de sus gentes, aunque también cuenta con densos arrozales y una maravillosa cultura, para aquellos que quieran conocer la isla un poco más a fondo.
Se encuentra situada muy cerca del Ecuador y franqueada por las islas de Java al oeste y la menos conocida Lombok al este. Cuenta, por lo tanto con un clima tropical durante todo el año, con una temperatura promedio de 30 grados; aunque podemos hablar de una estación seca (de abril a septiembre) y una estación lluviosa (de octubre a marzo), la lluvia se presenta a modo de tormenta tras la cual suele quedar un día completamente despejado; ésto, hace la estancia en la isla muy agradable en todas las épocas, aunque entre mayo y agosto, la temperatura es más suave y la probabilidad de lluvias menor.
Bali cuenta con el aeropuerto internacional de Ngurah Rai, en su capital Denpasar, lo que la conecta con un número importante de destinos nacionales y permite una entrada directa del turista internacional a la misma, así como importantes puertos marítimos y una red de carreteras costeras e interiores que cruzan la isla de norte a sur. No cuenta con red de ferrocarril.
La isla se encuentra rodeada por arrecifes de coral. Las playas, uno de sus reclamos turísticos de más entidad, son de arena blanca en el sur, mientras que las del norte son de arena negra. Las más frecuentadas son:
- La playa de Kuta, en el sur de Bali, es sin duda la zona de mayor oferta de servicios turísticos y de ocio que ofrece la isla, siendo la más popular de las playas balinesas; con una longitud de 6 km, incluye las áreas de Kuta, Legian y Seminyak (Legian y sobre todo Seminyak son las zonas más trnquilas de la playa de Kuta).
Es un lugar en el que conviven surfistas de todo el mundo, vendedores ambulantes, gente practicando el jogging o jugando al fútbol y bañistas; éstos últimos deben tomar precauciones, dada la existencia de corrientes, aunque la playa está permanentemente vigilada y las zonas de baño están delimitadas por banderitas.
- La playa de Jimbarán, es visita obligada de todo turista, dada la posibilidad de cenar pescado fresco en los numerosos restaurantes a pie de playa de la zona o de que nos lo cocinen en algún chiringuito familiar tras comprarlo nosotros en el mercado más cercano. En esta zona residen algunos de los mejores hoteles de Bali y es destino también de aquellos que buscan una estancia más tranquila o aquellos que practican deportes como el surf o la vela.
- La tranquila playa de arena blanca de Nusa Dua, es el centro turístico de gran lujo por excelencia de Bali; aquí se localizan los grandes complejos hoteleros de 5 estrellas, con acceso directo y privado a la playa; en este sentido, el contacto con la cultura local se reduce a las salidas que los turistas hagan de dicho complejo, dado que la entrada de población local está restringida a los trabajadores del mismo y a unos pocos vendedores ambulantes. Es el destino por excelencia de recién casados y alguna familia con hijos que acuden a esta zona habitualmente con paquetes cerrados de viaje.
- La playa de Sanur, es más tranquila y un destino habitual para parejas o familias con niños, dado que está protegida de las corrientes por una barrera de coral, lo que la hace muy segura para el baño; en ella  también es posible la práctica de deportes acuáticos como el surf, snorkelling o buceo. También cuenta con una buena infraestructura de hoteles y restaurantes y es una buena alternativa de categoría ligeramente superior a Kuta e inferior a Nusa Dua.
- La Isla de Menjangan merece especial mención, porque sus aguas son el mejor destino para la práctica de buceo en Bali. Pertenece al Parque Nacional Bali Barat,  por lo que se necesita de un permiso expedido por la oficina del parque para realizar esta actividad o una de las excursiones a pie con guía que en ella se ofertan.

Pero Bali ofrece la oportunidad de realizar otras actividades al aire libre tales como el ascenso al Monte Agung, volcán activo y punto más alto de la isla, con sus 3142 metros de altura, cuya última erupción fue en marzo de 1963, caminatas y excursiones en bicicleta por la zona este entre pintorescos pueblos sembrados de arrozales, o rafting en el Río Ayung, entre otras.

Los habitantes de Bali y sus costumbres, por sí mismos, también son objeto de interés para el turista, advertidos de la cordialidad de sus gentes, como comentamos anteriormente. La población de Bali se encuentra compuesta principalmente por hindúes y una pequeña porción de musulmanes, cristianos y chinos. Pero el hinduismo balinés es muy distinto del de la India, aunque como en aquel país, marca una filosofía de vida y está presente en todas las actividades de la vida cotidiana. Los balineses conservan un sistema de castas similar al de la India pero sin intocables, lo cual adquiere relevancia principalmente en determinados rituales religiosos. Son de especial relevancia las ceremonias fúnebres, por lo colorista de las ropas  y la decoración de la torre funeraria. Son motivo de celebración, dado que la cremación libera el alma para que ésta se dirija a su nueva vida.
La creencia de que los espíritus están por todas partes lleva al individuo a un intento contínuo de mantener un equilibrio entre las fuerzas del bien y del mal; es por ello que encontramos templos y santuarios por doquier y no se concibe comenzar un nuevo día sin rendir homenaje a los buenos espíritus, tratando de apaciguar a los malos. En relación con ésto, es de destacar el evento más importante del año, el Nyepi (Año Nuevo), o Día del Silencio que suele celebrarse durante el equinoccio de primavera. La festividad es tan sagrada que la actividad se paraliza, cerrándose tiendas y restaurantes y viéndose reducida, incluso, la actividad del aeropuerto internacional; todo ello para respetar la tradición de evitar actividades ruidosas o llamativas mientras durante este día. El motivo de esta festividad es desalentar a las fuerzas del mal de que se queden en la isla durante su visita a la misma antes del nuevo año, ya que ésta carece de vida.

Los habitantes de Bali tienen conciencia de pertenencia a su familia, pueblo o clan lo cual confiere a la sociedad balinesa una cohesión basada en la responsabilidad que cada uno de estos individuos siente hacia su comunidad. El núcleo de una comunidad es el bale banjar, un gran pabellón que sirve para reuniones sociales, debates, manifestaciones artísticas, etc.
Aparte del bahasa indonesio, idioma oficial del país, en Bali se habla también balinés; para el turista es más fácil entenderse con la población local en inglés que en otros puntos de Indonesia, dado el mayor desarrollo turístico en esta isla respecto de las otras que conforman el archipiélago.

Otro de los grandes atractivos que ofrece Bali es la amplia oferta de manifestaciones culturales a las que el turista podrá acceder prácticamente en cualquier punto de la isla; si bien, el área por excelencia en la que tener un contacto directo con la tradición y las múltiples facetas de  la cultura balinesa es Ubud, situado en las montañas centrales y rodeado de un entorno de templos, granjas, arrozales y pueblos artesanos. Ubud es por ello otro de los epicentros turísticos de Bali; allí encontramos gran cantidad de talleres, donde la expresión artística de pintores, escultores, orfebres, artesanos en la talla de madera y en la producción de telas y vestimentas batik e ikat toman forma, en una mezcla de simbolismos propios de la tradición clásica balinesa y la influencia traída con la llegada de artistas occidentales que introdujo nuevos motivos y técnicas de trabajo.

Pero éstas no son las únicas muestras de arte en Ubud, sino que la música, el teatro y la danza también cuentan con siglos de tradición, y en tanto que están íntimamente ligados entre sí, resulta difícil ver manifestaciones musicales aisladas de eventos culturales y religiosos.

La música balinesa, gira en torno a una orquesta gamelan. Está compuesta por un conjunto de instrumentos de percusión, platillos y tambores que crean un contraste de ritmos y sonidos metálicos indivisibles y menos suaves que los procedentes de la isla de Java.  Al conjunto de todos los instrumentos gamelan, se le da el nombre de  gong; los materiales con los que se fabrican son el bronce y la madera ricamente ornamentada. En las orquestas tradicionalmente sólo intervienen hombres y los bajar son los encargados de  mantener y difundir esta tradición entre generaciones. Actualmente, la organización de representaciones, por parte de hoteles y restaurantes, otorga al turista un papel importante en la trasmisión de este tipo de arte, en tanto en cuanto, sirve para la financiación de nuevos instrumentos y ornamentos de los bailarines cuando los hay.

La danza y el teatro son casi sinónimos, dada la sincronización de movimientos y lenguaje gestual en el que intervienen manos, dedos, cabeza y ojos de aquellos que participan de las mismas. Apenas hay contacto físico y los movimientos tienden a ser precisos y cambian de forma brusca, del mismo modo que lo hace la orquesta de gamelan que los acompaña. Las historias suelen tener argumentos sencillos en los que las manifestaciones del bien y del mal suelen estar presentes y aquellos que las representan suelen vestir trajes llamativos y ricamente ornamentados o intervienen marionetas de grandes dimensiones. El bien siempre triunfa sobre el mal, luego lo llamativo de la danza es la batalla que se representa en la misma. Las danzas son una parte importante de prácticamente todos los festivales y rituales religiosos celebrados en Bali, aunque al igual que sucede con la orquesta de gamelan, es usual verlas en representaciones especialmente organizadas en los principales centros turísticos de la isla. Las más conocidas son:
- El Kecak es una de las danzas más populares entre los turistas que viajan a Bali; sólo se representa para éstos y carece de acompañamiento gamelan; en su lugar, un coro de hombres acompaña la representación, que narra una historia épica del Ramayana, creando una serie de sonidos con sus voces. Tiene su origen en la década de los años 30, cuando un pintor alemán, Walter Spies, orientado por un bailarín nativo, Wayan Limbak, adaptó los movimientos de  una danza de exorcización llamada sanghyang a las citadas historias épicas del Ramayana. En el kecak, un grupo de hombres, con el torso desnudo y ropas a cuadros alrededor de la cintura, se disponen en forma de círculo o semicírculo y acompañan sus movimientos de brazos y torso con sus voces, guiados por un líder que marca los cambios en dichos movimientos y acompañamiento vocal, con una coordinación equivalente a la de una orquesta de gamelan.
Una de las representaciones de kecak más espectaculares, se celebra dos días a la semana en el Templo de Uluwatu, coincidiendo con la puesta de sol y con el marco incomparable del Océano Indico al fondo.
- La danza de Barong, una gran marioneta con forma de león que simboliza las fuerzas del bien, manejada desde el interior por dos hombres y Rangda, la bruja que representa el mal, de la cual hay que proteger al pueblo en un gran duelo, también goza de gran popularidad entre los turistas, dado el carácter aparentemente más desenfadado de la misma. Es habitual ver este tipo de representación en los pueblos de Celuk y Batubulan.
- El Legong es la danza balinesa más elegante, dada la sincronización de los movimientos de las bailarinas que la representan, que se mueven como si una fuera el reflejo de la otra. Se trata de una coreografía realizada por tres niñas, vestidas con estrechos brocados dorados y cuyas cabezas van tocadas con una corona con ricos adornos; sus caras muestran elaborados maquillajes. La danza se inicia  con la aparición de una de las niñas, llamada condong, cuyo baile de introducción da paso a las dos legong que representan en solitario historias inspiradas en la literatura clásica javanesa. Antiguamente, las niñas eran elegidas entre las más bellas de las aldeas y se las formaba hasta la pubertad, momento en que dejaban de representar las danzas, para pasar a formar parte de la corte, como damas de compañía de los príncipes.
- La danza Baris es el equivalente masculino del Legong; se trata de una antigua danza guerrera representada por un único bailarín, cuya mímica exige una gran fuerza y concentración.
- El Topeng o teatro de máscaras tiene por objeto la enseñanza de principios morales a través de representaciones muchas veces satíricas, en las que los artistas cubren su rostro con máscaras que definen marcadas personalidades de diversos personajes humanos o animales. Las máscaras dejan la boca al descubierto, lo que permite a los actores hablar en un guión improvisado de acuerdo al tipo de público que tengan en cada momento.

 

© Copyright 2009 by ALFA PRIMA TOURS. All right reserved                                  Design & optimized by Juan Carlos Navas